martes, 1 de junio de 2010

Clima en Polonia

Polonia tiene un clima moderado, con un carácter transitorio entre el clima marítimo y el continental. Esto es consecuencia del choque del aire húmedo del Atlántico con el aire seco de las profundidades del continente Euroasiático. Como efecto, el clima de Polonia se distingue por ser muy caprichoso y por tener una gran variación de las estaciones, que pueden cambiar de año en año. Especialmente los inviernos, que a veces son muy húmedos, de tipo oceánico y a veces, más raramente, soleados, de tipo continental. Generalmente en el norte y en el oeste de Polonia hay un clima marítimo moderado con inviernos húmedos y suaves, y veranos fríos, con una gran cantidad de precipitaciones, en cambio, la parte oriental del país se caracteriza por un clima continental, con inviernos duros y veranos cálidos y bastante secos.
En general, se puede decir que a Polonia llegan todos los tipos de masas de aire características para el hemisferio norte. Por eso el clima es heterogéneo, lo que provoca muchas dificultades a la hora de pronosticar el tiempo. También es característico para el clima de Polonia que el tiempo cambie mucho de año en año. Esto se produce por las perturbaciones en las afluencias de masas de aire que llegan al país. A veces se ven una serie de veranos secos y calurosos, para después tener una serie de veranos fríos y húmedos. Este fenómeno se da frecuentemente en períodos cíclicos de varios años.
Para la conformación del clima en Polonia es muy importante el aspecto de que el terreno sea una llanura, que claramente se dibuja en el mapa de Europa, desde Francia hasta Ucrania. Esta llanura facilita la entrada de grandes masas de aire del Atlántico o del Mar del Norte. También juega un papel importante la ubicación de Polonia en el continente. En el clima influye el hecho de que el país esté lejos de los grandes océanos y que tenga como vecinos grandes extensiones de tierra. A pesar de eso, la mayor influencia es del Océano Atlántico, y por el lado de las grandes extensiones de tierra es todo el continente Euroasiático. También los mares influyen en el clima de Polonia. En el norte del país el Mar Báltico, mientras que en la parte sur, el Mar Mediterráneo y el Mar Negro.

LOS VIENTOS: LA BRISA MARINA Y EL VIENTO CÁLIDO DE LOS TATRAS
Los más importantes componentes de la presión que conforman el tiempo son las permanentes formas báricas: la depresión islandesa, un fuerte invierno, el anticiclón de las Azores, más activo en verano, así como el anticiclón invernal este-asiático y la depresión de verano sur-asiática. Esta formación de la presión atmosférica provoca que Polonia se encuentre en una zona donde prevalecen los vientos occidentales (60% de todos los vientos). Estos vientos son vientos que fundamentalmente soplan desde la República Checa a Noruega y Suecia. Sin embargo, en la región oriental del país crecen los vientos orientales, y en las montañas los meridionales.
La formación de los vientos no es igual durante todo el año. En los meses de verano, es decir desde julio hasta septiembre, dominan los vientos que van con dirección a occidente. En cambio en invierno, especialmente en diciembre y enero, esa dominación decrece. Entonces sobre Polonia soplan principalmente los vientos orientales. En los momentos de cambio de una estación del año a otra, hay una igualdad entre los vientos orientales y occidentales.
Normalmente sobre el territorio polaco soplan vientos suevas y moderados, de 2 a 10 m/s. Hay vientos fuertes y muy fuertes en el mar que provocan tormentas, asimismo en las montañas, donde alcanzan una velocidad de hasta 30 m/s. Los vientos huracanados que arrancan árboles con sus raíces y rompen tejados de edificios son en Polonia un fenómeno poco común.
También hay vientos para determinadas formas de terrenos, es decir, vientos locales. En verano, en la costa del Báltico, cuando hace un tiempo despejado, podemos sentir desde el mar, una ráfaga de viento placentera y refrescante. Es una brisa marina, que se forma durante el día y alcanza cerca de 10 km/h en el continente. Por la noche la dirección de estos vientos cambia. Se forma una brisa continental y el viento va desde la enfriada tierra hasta el mar cálido.
Todo el mundo conoce en Polonia el cálido viento de los Tatras. Es tan especial, que se trasformó en el héroe de cuentos y cuadros. Pero no es sólo un fenómeno específico para Polonia, sopla en todas las montañas del mundo, con el nombre común de "fen".
El viento cálido de los Tatras es un viento fuerte y tempestuoso que provoca un aumento de las temperaturas y un descenso de la humedad en las laderas de las montañas. Se forma cuando en el camino de la corriente de aire se encuentra una interferencia en la conformación de la cadena de montaña y el aire es aspirado por el sotavento de su costado. El viento cálido de los Tatras es pesado para la gente. Provoca una disminución de la capacidad psicofísica e irritabilidad. Tiene tanta fuerza que derriba árboles, a veces destruye toda una superficie de bosques, derriba tejados y da vuelta a las cercas. En invierno, provoca que rápidamente se derrita la capa superior de nieve y que los ríos crezcan, amenazando con inundaciones.

LA NUBOSIDAD Y LAS PRECIPITACIONES
El efecto más visible del choque de las masas de aire sobre Polonia es la nubosidad. La cantidad de días nublados varía entre el 60 y el 70%. La mayor cantidad de nubes aparece sobre el territorio polaco en noviembre, y la menor cerca de agosto y septiembre. Se nubla más intensivamente en el norte y en los Sudetes, y menos en Wielkopolska o en la llanura de Silesia. La media de días nublados, es decir, cuando la nubosidad es más del 80%, es de 120-160 días al año, y la de días buenos (con una nubosidad menor al 20%) es de 30-50 días al año.
La mayor cantidad de agua en tierras polacas cayó en junio de 1973 en Hala Gasienicowa en los Tatras. Entonces cayeron 30 cm de agua. Las laderas de las montañas occidentales y los valles presentan una mayor cantidad de precipitaciones, debido a que en Polonia prevalecen los vientos occidentales. En los Cárpatos y en los Sudetes las precipitaciones alcanzan los 800-1400 mm anuales. En las llanuras y en las mesetas varían desde 400 a 750 mm anuales. Iguales cantidades se alcanzan en Pojezierze Pomorskie y Pojezierze Mazurskie. Esto es producto de la cercanía del Mar Báltico, del que llegan hacia el este, masas de aire húmedas marítimas. La menor cantidad de precipitaciones se presenta en la región oriental de Wielkopolska y en Kujawy, porque están en la "sombra" de las lluvias de Pojezierze Pomorskie. A veces sobre Polonia caen precipitaciones extraordinarias. Fue así en 1901 cuando llegaron polvos del Sahara y cayó una lluvia morena, mientras que 71 años después, por los mismos motivos, Zakopane se cubrió de una nieve naranja.

La mayoría de las precipitaciones se dan en los meses de verano. En este período son de una media de dos o tres veces más que en los períodos invernales, y en los Cárpatos hasta cuatro veces más. El índice de precipitaciones más regular está en las llanuras de cerca del Mar Báltico.
El invierno llega a Polonia desde el noreste. La media anual de días con nieve en la zona central y occidental de Polonia es de 30-40, y más de 50 en el noreste del país. En los Karkonosze cae nieve 120 días al año, mientras que en los Tatras hasta 145 días. La nieve se mantiene durante más tiempo en las montañas (hasta 200 días), así como en la parte noroeste del país (90-120 días). En cambio en la parte occidental se mantiene la menor cantidad de días con nieve (40-50).

LA TEMPERATURA: CALORES SOFOCANTES Y GRANDES FRÍOS

La temperatura media anual en Polonia varía de 5-7°C en las colinas de Pojezierze Pomorskie y Pojezierze Mazurskie, así como en las sierras, hasta 8-10°C en los valles de los Cárpatos y en las llanuras de Silesia y Wielkopolska. Sólo en las zonas más altas de los Cárpatos y los Sudetes alcanza cerca de 0°C (Kasprowy Wierch -0,8°C, Sniezka -0,4°C).
El mes más cálido es julio, cuya temperatura media alcanza los 16-19°C. Las zonas más frías en julio son los terrenos montañosos, donde la temperatura desciende con la altura (a una media de 0,6°C cada 100 m). En los picos de los Tatras y de los Sudetes, la temperatura media en julio es de 9°C. Tampoco hace mucho calor en las zonas colindantes al Mar Báltico (cerca de 16°C de media), que es consecuencia de la llegada de aguas marinas frías. Donde hace más calor es en el centro de Polonia. Allí la temperatura pasa los 18°C de media.
En Polonia hay días calurosos, de como mínimo 25°C, desde mayo a septiembre. La cantidad de esos días sube de acuerdo a cómo nos alejamos del mar. Sólo hay cinco días así en el cabo Rozewie, y más de 40 en la Cuenca de Sandomierz y en las Colinas de Lublin.
El mes más frío en Polonia es enero. Como consecuencia del aire frío continental, la región oriental de Polonia es en enero una de las más frías del país. El invierno llega a Polonia del noreste. La media con la temperatura bajo cero alcanza cerca de 25 días al año en el Bajo Oder y a lo largo de la costa marítima, hasta los 65 días en Pojezierze Suwalskie. En las montañas los días bajo cero alcanzan hasta 132 en Sniezka y 150 en Kasprowy Wierch. La cantidad de días con heladas ligeras, que normalmente se dan al final de la primavera o al principio del otoño, varía entre los 90 en las llanuras (en la zona del mar) y los 130, aunque en las montañas superan los 200.
La diferencia de temperatura influye en el largo período vegetativo, en el que la temperatura media diaria es de, al menos, 5°C. El período vegetativo medio dura en Polonia cerca de 200 días. Es menor en las montañas, en la parte oriental de Pojezierze Pomorskie, así como en Pojezierze Mazurskie y Pojezierze Suwalskie. El período más largo dura en la Llanura de Silesia y a lo largo de los terrenos del Bajo Oder.


LAS ESTACIONES DEL AÑO
En Polonia hay seis estaciones del año. Por eso Polonia es más "rica" que otros países europeos, ya que cuenta con una primavera temprana (en polaco przedwiosnie) y un invierno temprano (en polaco przedzimie). Las estaciones del año concuerdan con las estaciones del calendario. Durante la primavera temprana, que dura cerca de un mes, la temperatura media varía desde 0°C a 5°C. La primavera dura en Polonia una media de 60 días y viene de occidente. La temperatura media alcanza desde 5°C a 15°C. En ese momento empieza el período vegetativo.
El verano que trae unas temperaturas de más de 20°C, comienza en Polonia en mayo. Lo persigue después de cerca de cuatro meses el otoño que baja la temperatura media de 15°C hasta 5°C. No todos los años, pero casi siempre, aparece cerca de mediados de septiembre, el irrepetible veranillo de San Martín. En ese momento está soleado y templado, y a pesar de que ya se caen las hojas de los árboles, en el aire se sienten todavía los meses pasados.
Cuando se han caído todas las hojas de los árboles y el día se hace más corto, empieza el invierno temprano. Las temperaturas caen por debajo de los 5°C. Después de seis semanas llega el invierno, y para que se acaben los días bajo cero hay que esperar mucho tiempo. Por eso la temprana primavera es un fenómeno de fines de febrero y marzo, y sólo en Pomerania y la parte occidental de Polonia. Los montañeses tienen que esperarla hasta mediados de marzo, en cambio para los habitantes del noreste de Polonia, llega recién a finales de marzo.
En las diferentes regiones geográficas del país varía la duración de las estaciones del año. Por ejemplo, en la parte norte de Polonia el verano dura cerca de 2,5 meses, y en las regiones sureste, central suroeste más de tres meses. A su vez, el invierno dura 2 meses en el mar y en el oeste, hasta 3-4 meses en el noreste y en los Tatras hasta 6 meses. Con frecuencia aparecen diferentes anomalías. Este efecto es otro elemento que diferencia al clima polaco. En Polonia se dice: "Abril – un poco de verano, un poco de invierno ", o "Marzo es imprevisible ".. A veces sucede que la primavera temprana aparece a principios de febrero. También sucede que en septiembre, cuando queremos encontrar los restos de un caluroso verano, en las calles ya se dejan ver unos helados fríos. En enero de 1982, en un día, la temperatura en Wroclaw bajó de 8°C hasta -20°C. Este es el mayor descenso de temperatura en un día en la historia de las mediciones térmicas en tierras polacas. El 8 de enero de 1994, la temperatura en el centro de Cracovia alcanzó los 17,3 °C.


LAS ZONAS MÁS FRÍAS Y MÁS CÁLIDAS DE POLONIA
La zona más cálida de Polonia es la Llanura de Silesia, que se encuentra bajo una mayor influencia de masas de aire oceánicas. También influye sobre su clima el hecho de que esté ubicada contiguamente a terrenos más altos. Estos terrenos frenan las nubes y la humedad, gracias a lo cual está más expuesta al sol. El período invernal es de 60 días, y los inviernos son relativamente suaves. En cambio, los veranos son soleados y cálidos. Duran más de 100 días. La temperatura media en julio supera los 18,5°C. La temperatura máxima se registra cerca de Wroclaw, en Równina Wroclawska. Es la única zona de Polonia donde la temperatura durante todo el año sobrepasa los 8,5°C. Esto hace que el período vegetativo en la Llanura de Silesia sea uno de los más largos durando unos 220 días.
La zona más fría de Polonia es Suwalszczyzna, ubicada en el noreste del país. Esta región desde el punto de vista de la temperatura recuerda a la lejana Escandinavia. Como consecuencia de los largos y fríos inviernos, que duran más de cuatro meses, simplemente se puede llamar a esta región como "el polo invernal polaco". En invierno hay temperaturas muy bajas, mientras que en verano bastante altas. En Suwalszczyzna se registran las amplitudes térmicas medias más altas, de más de 23°C. Inclusive son más altas que en las regiones montañosas. Las temperaturas medias en el mes más frío del año, es decir, enero, son las más bajas de Polonia y alcanzan menos de –5°C. En cambio en verano, la temperatura media está debajo de los 17,5°C. Así es que la temperatura media anual sobrepasa levemente los 6°C. Tampoco tiene que sorprender que el verano sea allí uno de los más cortos y que dure cerca de 60 días. El período vegetativo es de cerca de 190 días, pero a este clima seco se adaptó perfectamente la bella y salvaje naturaleza de la región de Suwalki.

LAS ZONAS DE MAYORES Y MENORES PRECIPITACIONES
La región más seca de Polonia, paradójicamente, es una región cuyo paisaje está lleno de lagos y ríos. Hablamos de Kujawy, región de lagos cristalinos y tierras doradas de girasoles. En los alrededores del lago Goplo caen no más de 300 mm de agua anuales, lo que a nivel nacional se convierte en el menor registro.
Completamente diferente es en los Tatras, donde hay más frecuentemente lluvias, nevadas e incluso granizos que sol. En las laderas y plantas frecuentemente se queda la escarcha o el rocío, es decir, son precipitaciones horizontales. La circulación de agua es en esta zona excepcionalmente intensa. Por momentos la detienen los macizos de montaña o la capa de nieve. El agua sale de esa "prisión" evaporándose entre las nubes o también corre por arroyos cristalinos.
Los Tatras son la región con mayores precipitaciones atmosféricas. Se ve claramente en Dolina Pieciu Stawów Polskich, donde la cantidad anual de precipitaciones pasa los 1800 mm de agua. Las precipitaciones prevalecen en la mitad veraniega del año, es decir desde abril hasta octubre. El mes más lluvioso es junio, y la menor posibilidad de precipitaciones se da en febrero, en cambio en alta montaña, en septiembre. En Kasprowy Wierch la cantidad de días con precipitaciones superiores a 0,1 mm al día es de 120, y los días con precipitaciones con más de 10 mm es de 50. También en Kasprowy es donde la capa de nieve dura más tiempo. Una parte de las precipitaciones es arrastrada por el viento (especialmente la nieve), y cuando hace calor, el agua fuertemente se evapora, lo que provoca un hermosa vista panorámica.
Durante el invierno, en los Tatras, hay un fenómeno interesante de cambio de temperatura. En los valles y las cuencas hace más frío que en las regiones de alta montaña. En los descensos se forma un mar de nubes. Gracias a esto el aire en las zonas altas es extraordinariamente limpio, hasta un nivel, que de los picos de los Tatras se pueden ver terrenos a una distancia de cientos de kilómetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada